Entradas populares

Compañer@s de camas...separadas

viernes, 21 de noviembre de 2014

DRAGON BALL: 30 ANIVERSARIO DEL MANGA (I)

Damas y caballeros estamos ante una de las noticias más relevantes, aunque no seamos muy conscientes de ello, del año en lo que al mundo del arte se refiere. Y no, no es que Naruto se haya acabado (falsamente) el 5 de noviembre, sino que Dragon Ball, el mítico manga creado por Akira Toriyama, cumplirá el día 3 de diciembre 30 años... que se dice pronto.

Su primera aparición fue en Weekly Shōnen Jump, #51 (1984):

[Fuente]

Sin embargo, no fue la primera vez que los lectores de la Shonen Jump vieron a Son Goku y Bulma. Ambos fueron presentados en números previos de la revista para ir creando expectación. He aquí uno de los anuncios con los que se daba a conocer el nuevo proyecto de Toriyama, apodado, por aquel entonces, el "Emperador del Gag" debido a su obra anterior, Dr.Slump. Imágenes de Weekly Shonen Jump #50






















Poco o nada se podían imaginar, tanto los responsables de la revista como los lectores e inclusive el propio Toriyama, lo que supondría la llegada de este inusual manga. El resto de la historia ya la conocemos; y si eres un@ de es@s despistad@s, que por el motivo que sea aun no la conoce, hazte un favor y disfruta de la creación que exportó el manga/anime a nivel mundial (junto a AKIRA de Katsuhiro Otomo).

Hablar de la fascinación que supuso y el revuelo que originó es algo que ya han hecho much@s antes que yo, de mejor manera y en múltiples formatos.  Por tanto, no hablaré de lo que todos hablan, yo hablaré de lo que supuso Bola de Dragón para mí.

¿Que fue antes el huevo o la gallina?... Pues si el huevo es el manga y la gallina el anime... He de reconocer que el anime (prefiero el manga; explicaré porqué).

Nacido en el 86 (tengo casi la misma edad que el manga y la misma que el anime... "Viejooo"... ¿quien ha sido que le...), ya había sido bendecido con diversos cómics antes de 1990, año en que se comenzó a emitir Bola de Dragón por las diferentes cadenas autonómicas, siendo en Madrid (mi lugar de nacimiento y residencia) retransmitido por Telemadrid.



No recuerdo bien si vi la serie por primera vez desde el primer capítulo, quisiera creer que sí, pero mentiría si lo afirmara, ya que sencillamente no me acuerdo. Sin embargo, recuerdo pasarme tardes enteras dejando los deberes de la escuela a un lado, con la consiguiente riña de mis padres, en favor de las estrafalarias aventuras de Son Goku, Bulma, El Maestro Mutenroshi, Urigame, Oolong, Puar, Yamcha, El Rey Gyuma, Chichi, Pilaf, Mai, Shuu, Krillin y un largo cartel de personajes que iba creciendo y creciendo a medida que yo también lo hacía. La "dragonballmania" había llegado a mi vida y lo hacía para quedarse... hasta el día en que me muera.

La serie tuvo un éxito tan descomunal que no tardaron en llegar diversos tipos de "merchandising": colección de cromos de dudosa calidad y procedencia; posters de la serie (dibujados cutremente por vete a saber quien) que podías coleccionar acumulando equis puntos de bolsas Matutano y envoltorios de Phoskitos (mmm Phoskitos... que mono de repente); y un sin fin de cosas más con las que nuestra afición se volvió puro vicio. Queríamos todo cuanto saliera de Bola de Dragón, pues la serie, al menos a mí, se me quedaba corta. Sólo podía verla a mediodía tras la escuela (reposiciones) y por las tardes, a eso de las 19:00 (si mal no recuerdo) capítulos nuevos. Muy poco tiempo para pasar con mis personajes preferidos.

Entonces, sin previo aviso, llegó el manga de Dragon Ball a nuestro país, en abril/mayo de 1992 (8 años de retraso respecto a Japón, donde iban por la saga de los androides) siendo su escaparate el Salón Internacional del Cómic de Barcelona, y lo hacía en formato comic-book de 32 pgs por 175 Ptas. (Portadas)


EDICIÓN BLANCA y ROJA:



- "Quien hoy día conserve el Nº1 de la edición blanca de 1992 tiene un tesoro" (cita de Yo, dicha por Yo mismo hace quince segundos mismamente). 

Mi primer contacto con el manga no recuerdo como fue. y no, no tengo ese preciado tesoro. Aunque alcanzo a vislumbrar que las largas horas que pasaba en la sala de espera del Otorrinolaringólogo del Hospital 12 de Octubre, semana sí y semana también, se amenizaban con las viñetas de Bola de Dragón. Especialmente recuerdo el número en el que Son Goku (niño) entra en la recta final de su enfrentamiento con la Red Ribbon (lucha con el General Black) en el que nuestro héroe le daba una tunda de aupa al "bueno" de Black y este, ante la impotencia, debía recurrir a una cápsula Hoi Poi que escondía un superrobot. Un gran duelo final tremendamente divertido que recordaré siempre con mucho cariño... y que puedo leer cuantas veces quiera. MUA JA JA JA... (pero no adelantemos acontecimientos).

Dado que con 6 y 7 años, dependía económica y vitalmente de mis padres, eran ellos quienes me compraban los cómics de DB. Casi siempre que íbamos al otorrino, en compensación por las inenarrables torturas a las que era sometido en dicha consulta, me compraban un cómic, a veces era de Mortadelo y Filemón, otras de Superman, pero los mejores y los que más ansiaba eran los de Dragon Ball.
¿Qué pasó con todos esos cómics de DB que fui acumulando? Bueno, las madres tienen una afición muy particular, que a muchos de vosotr@s sonará, que es la de tirar a la basura colecciones enteras de cosas que nos ha costado horas y horas de partidas; como los tazos de matutano; intercambios de cien cromos por uno concreto que nunca te salía pero al resto del mundo sí: Si-Le, Si-Le, No-Le, No-Le, y en el peor de los casos, tu colección de cómic... Paradójica manía por parte de nuestras madres que sin parar un segundo a reflexionar, han pagado gran parte de esas colecciones con su dinero... lo cual me lleva a deducir que nuestras madres no valoran sus inversiones. (*Las fotografías de esta entrada son de y han sido tomadas por otras personas, salvo la última que sí es mía. Podría mostrar más material propio pero sería una de zafarrancho de combate y gran parte de ese material está debidamente guardado para su buena conservación y ... que estoy perro leñe ¡ale, ya lo he dicho!)





El caso fue que mis cómics de Bola de Dragón se esfumaron coincidiendo, casi, con que Telemadrid dejó de emitir la serie en 1994/95 en plena batalla de Cell (si mal no recuerdo)... Mi mundo se vino abajo irremediablemente. 

Pero no todo estaba perdido, un compañero del colegio me prestaba los cómics que su madre aun no le había tirado y así mantuve la llama del amor viva...

En una de estas, un día de junio de 1996 en que me dirigía a casa de mi abuela, me topé con un quiosco de prensa nuevo que no conocía, y mi yo curioso comenzó a olisquear... ¡Sorpresa! Tenían cómics de Bola de Dragón. No sabía que veían mis ojos, porque el personaje de la portada me era totalmente desconocido, pero la emoción fue tal que sin decir nada al señor tendero, lo cogí y lo ojee. No recuerdo si me dijo algo pero sí que miré el precio de mi futuro cómic, porque iba a ser mio sí o sí... No llevaba dinero (sniff). No sé como pero logré las 275Ptas qué costaba y me compré mi primer cómic, yo mismo mismamente. He aquí el tesoro en cuestión:



Cuando lo leí fue todo una sorpresa (recordad que ni siquiera conocía la apariencia final de Cell):
- ¿Trunks niño? / ¿Goten? / ¿Fusión? / ¿Boo? / ¿Gotrunks?... Todo era una jodida locura para mí. ¿Que había pasado en todo este corto tiempo?  (Ni imaginar podía que el manga llegó a su fin, en Japón, un año antes). El resultado de ese reencuentro fue comprar los siguientes números de una saga que me parecía realmente salvaje:
- Gohan adulto / SSJ3 / Fusiones y más fusiones / Vegetto / Planeta Tierra exterminada / Kid Bu y un largo etc que en tan sólo nueve números han guiado una parte (bastante esencial) de mi vida: llegó a mí el coleccionismo.
Coincidiendo, casi, con el último número de Bola de Dragón en España (febrero del 97), A3 soltó la bomba: Bola de Dragón volvía a la tv. Si bien no era consciente de las implicaciones de su vuelta ya que esta vez se emitiría para todo el país, a mi me supo a infinitos quioscos de chucherías. UNA GOZADAAAAAAAAA.  La "Dragonballmanía" volvía, definitivamente, a mi vida.

Y bueno, podría explayarme muuuucho pero tampoco es plan. El caso es que... venga va, lo hago:

EDICIÓN AMARILLA y AZUL


Poco después, y gracias a las buenas cifras de A3, Planeta de Agostini reeditó DB, en un formato más bonito y colorista: llega, en abril de 1997, la seria amarilla (Inicio de DB - final Saga de Freezer). Compré los primeros cuatro números. Luego, no sé el motivo, dejé de comprarlos durante una temporada... convencido estoy de que no fue gustosamente.
Con el dinero que iba obteniendo de pagas fin de semanales y algunas monedas de 100 ptas que mi abuela me escondía en el bolsillo del abrigo, iba comprando cómics de DB de forma irregular. Mientras tanto, A3 seguía emitiendo la serie, aunque no terminaban de completar la saga de Cell (creo recordar... tengo un jodido trauma con Cell XD).

El caso es que yo seguía más pendiente de los cómics. Era un reto conseguir más de tres números consecutivos... Bendita paciencia. Lo curioso fue, que sin haber terminado la edición amarilla, Planeta lanzó la re-edición de la serie roja, esta vez en azul (Saga de los androides - Saga de Boo):
enero de 1998.



En ese momento mi cabeza estalló... vinieron a mi los primeros dilemas existenciales para con las colecciones. Demasiada información repartida por demasiados sitios. Aun así, el modus operandi apenas cambió: sin pasta no puedes comprar.

Y bueno, ya sí me meto prisa: A3 al fin emitió la saga de Boo (todos flipamos en colores). Las películas y Ovas llegaron a España en VHS, haciendo de este universo algo aun más mágico, luego llegó DB GT (que ni fu ni fa... eso sí, BSO sublime).
Yo creía que no se podía ser más feliz y tachán: Mayo de 2000, llega la re-edición de los tomos blancos esta vez en formato amarillo. A diferencia de los cómic-books, los conseguí todos... menos el 25 que no lo encuentro en ningún dichoso rincón a un precio asequible ni en buen estado...(si alguien lo vende, por dios que me lo diga; se lo compro... a un módico precio).



A mis 15 años tener casi todo el manga de DB suponía un fuerte ingreso de felicidad. Podía leer y disfrutar de mis combates favoritos tantas veces como quisiera, cosa que con el anime era imposible, pues internet no fululaba mucho aun. Además, conforme leía y releía el manga me daba cuenta de que tenía un dinamismo que el anime no igualaba, gracias o culpa, a las limitaciones técnicas de la animación y a la excesiva duración de algunos combates donde se pasaban tres episodios cargando Ki de energía. Por no hablar de los rellenos... algunos molaban pero la mayoría, no...

Gracias a revistas especializadas en manga/anime como Minami (¡qué tiempos, joder!) accedí a la BSO de la serie con los cd´s que venían en cada número. Y así empezó mi afición por leer el manga con el soundtrack del anime de fondo. Sencillamente genial.

Y colorín colorado llegamos a abril de 2006 (sí, me he saltado cientos de cosas como otros mangas de Toriyama de poca tirada en España, el excelente libro Ilustraciones Completas de DB  y la mejor parodia del mundo: Dragon Fall) donde ya me dio el patatús máximo: DB Ultimate Edition a todo trapo. Más grande, más condensado, con primeras páginas a color, portadas y contraportadas totalmente nuevas y pequeñas galerías al final de cada tomo... Realmente, no es tan tan definitiva, pero es igualmente irresistible y ahí está, en mi estantería, custodiando mis bolas de dragón (ejem XD)

Un fragmento de mi santuario:
nada como tener los mejores cómics al alcance de la cama.

Y aunque hay más cosas de DB que han publicado y bla bla bla, paso de seguir mareando. He aquí mi homenaje a tan emblemático manga que es sin duda el pilar fundamental que define a mi ser junto al grupo de música Deep Purple.

Aunque el homenaje es cutre, (largo, pero cutre) aquí no acaba. Dado que el aniversario es el día 3 de diciembre, iré publicando entradas varias sobre el asunto, ya veremos su contenido. Lo que sí es seguro, es que siete días antes del aniversario, lanzaré una pregunta al día sobre el manga dando tres opciones a elegir. Os animo a que escribáis la respuesta correcta en los comentarios. El día 3 de diciembre haré públicas las respuestas y aunque no puedo daros un premio a cambio, si os aseguro diversión buscando la elección correcta entre las páginas del manga. El/La ganador/a se llevará un aplauso jeje... Ya se me ocurrirá algo para premiar el esfuerzo, y no, no será nada físico y mucho menos sexual... salvo petición expresa en caso de ser una chica la ganadora (Sí, soy un Mutenroshi de la vida: any problem?). Espero que podamos mantener el festejo de este 30 aniversario y no será posible sin vuestra ayuda. invitados estáis a participar. Espero estar a la altura y hacer unas entradas amenas y divertidas.




Nos leemos

RONDI

P.d: Dragon Ball, lejos de caducar, sólo One Piece de Eiichiro Oda parece ser capaz de seguir la estela de DB  a nivel mediático y de repercusión. En definitiva: una revolución sin igual que aun hoy, 30 años después, parece más viva que nunca.

- Nueva película

- Reediciones a todo color (Quieren matarme de un disgusto... y arruinarme de paso)


- Re-ediciones de Anime-cómics de las películas antiguas



- El videojuego Dragon Bal Xenoverse.



y mil movidas más, entre ellas JACO: El patrullero galáctico...



... el nuevo manga corto de Toriyama. Atentos a su final y al número extra. No es gran cosa pero os hará esbozar una agradable sonrisa, y así os quiero ver. Sonriendo =). 

1 comentario:

  1. Jo tío! Tengo completas la colección de trazos, todas las tarjetas y... tatatachaaan... todos los póster de matutano! Me has hecho recordarlo!!

    ResponderEliminar