Entradas populares

Compañer@s de camas...separadas

martes, 19 de noviembre de 2013

Arctic Monkeys (A.M Tour 2013) - Palacio de los Deportes de Madrid - 15/11/13 (Parte Uno de Dos)




Principios de 2007. Una de tantas tardes frente al televisor, una de tantas cuando aun MTV tenía algo medianamente decente que emitir. Junto a MTV, el mando de la televisión marcaba los botones de arriba y abajo para intercalar con VH1, SOL MÚSICA o MEZZO. Ver y escuchar videoclips era una entretenida formar de convertir la merienda entre temarios de estudio, en algo más que un descanso que nutría mi forma mortal. En una de esas meriendas, pasó algo que pocas veces sucede cuando alguien ve la MTV: descubrí MÚSICA. Música creada por un grupo atípico, del que tuve que buscar información tras escuchar y ver, por vez primera su vídeo musical: THE VIEW OF THE AFTERNOON... dicho vídeo me impactó por diversas razones:

1- Su inicio. Hasta el segundo 44 no comienza la música.
2- Hasta ese segundo 44, se suceden leves planos secuencias intercalados con planos fijos sobre una zona residencial y una persona, todo ello en blanco y negro.
3- Dicha persona, un batería, con el respectivo instrumento en mitad de una plaza, protegiéndose las manos con cintas y aspirando hondo, en mitad de lo que presuponemos es el atardecer y que repentinamente, vemos un primer plano de su cara, con unas gotas de agua mojando la escena en plena noche, transmitiendo alivio y orgullo, como si hubiera culminado un concierto sobresaliente. Y vuelta a la tarde, con un plano del batería a media distancia sin hacer nada. Hasta que:
4- Previamente a este punto, no sé el porqué, creía que me encontraría con alguna canción moña o techno-cutre de los últimos tiempos. Para mi sorpresa y satisfacción, no fue así. Empezando una canción rockera, con fuerza, y que jugaba muy bien con la composición, los arreglos y la dinámica entre instrumentos. El final del mismo, con esa misma cara de satisfacción y orgullo (que no orgullo y satisfacción como le llena a cierto ser) terminó de picar mi curiosidad. 



Arctic Monkeys irrumpió en mi vida y lo hacía con una fuerza demoledora. Raudo y veloz apunté el nombre del grupo así como el de la canción y me dispuse a saber más sobre el grupo. Durante el visionado del video me preguntaba: "¿como será el grupo? ¿es el chico del vídeo el batería del grupo? ¿Que edad tendrán?" ....

Nick, Matt,  Alex y Jamie, en sus inicios, con 18-19 años


... Descubrirles fue un mundo nuevo, por qué andaba muy enfrascado en metal, la rabia me consumía debido a mucha mierda y sólo salía a través de Trash Metal y clásicos del rock setentero, así pues, AM vino para quedarse con canciones realmente maravillosas. 


                                                        


                                                        


De hecho, sus dos primeros álbumes: Whatever People Say I Am, That´s I´m Not   Favourite Worst Nightmare, son enteramente geniales... Y pasaron los años, de modo que durante sus dos primeros álbumes les seguí incondicionalmente, pero no pude verlos en directo. A finales de 2009, vinieron turbulencias en mi vida y junto a ellas el tercer disco: HUMBUG, al que apenas hice caso, perdiendo oportunidad tras oportunidad de presenciar un directo del grupo, y así desapercibido para mi, llegó en 2011 SUCK IT AND SEE, de manera que sólo escuchaba sus dos primeros álbumes y algún sencillo de sus dos últimos.






Pero en 2012, el grupo quería volver a llamar a mi puerta, y vaya si lo hizo:  R U Mine?, canción pegadiza como pocas y de gran fuerza con un riff de guitarra muy poderoso y una batería de gran presencia, que mostraban una madurez por parte del grupo, desde aquel lejano 2007, que devolvió mi curiosidad hacia ellos, gracias a los silencios, los medios tiempos, a los coros, a su nueva estética y un vídeo la mar de chulo. Todo ello, nuevamente en blanco y negro.



Mi interés por el cuarteto volvió y así le dediqué tiempo a  HUMBUG y SUCK IT AND SEE, los escuché, no me convencieron en primera instancia, pero los dejé madurar y me sorprendieron. No son perfectos, pero tienen esencia, magia y originalidad, convirtiendo a AM en un grupo que me atrae como pocos de los nacidos hace menos de una década. 

Y así llegó mediados de 2013 y el avance de su nuevo álbum: A.M, con el single Do I Wanna Know?, canción que me sedujo a la primera escucha, no así el álbum en su conjunto y dada esta situación, no quería ir al concierto que celebraría el grupo en noviembre en la capital. No, por qué sabía que me encontraría y sabía que no iba a ser el espectáculo audiovisual al que estoy acostumbrado cuando asisto a conciertos grandes. Haber visto en menos de tres años a grupos como AC/DC, JUDAS PRIEST, IRON MAIDEN, METALLICA, SLIPKNOT o RAMMSTEIN, no ayuda, pues se gastan unos conciertos apabullantes que jamás se olvidan. ¿Estaría Arctic Monkeys a la altura? Sabía que no, además, el bolsillo ha hecho que me pierda conciertos realmente interesantes en el último año y medio por lo que, prefería dejarlo para otra ocasión... una vez más.



Finales de septiembre. Me tocaba trabajar en el turno de tarde así pues, durante la mañana me encontraba en casa limpiando mi santuario friki cuando repentinamente suena, Teddy Picker de Arctic Monkeys en Radio 3, de la Radio Nacional de España... si amigos, una emisora más que interesante: Rock setentero, junto a BSO, rock actual y música clásica, incluida zarzuelas; y cuando entre todo eso sonaron mis queridos Arctic, no puede evitar esbozar una sonrisa y comentarle a mi padre: "Coño, los Arctic Monkeys, que buenos, ¿sabes que vienen a tocar en noviembre?" y mi padre me preguntó: "¿Vas a ir?" , respondí que no iría y el continuó "¿Por qué, si te gustan?", repliqué con: "La entrada son 35€ y sé que en directo, a pesar de tocar genial, son un poco parados, les falta cierta empatía con el público, jugar más con ellos... no sé, quiero ir pero me da cosa" ... Mi padre, que se tiene ganado el cielo aguantándome: "Bueno, como no sé que comprarte: ya tienes regalo de cumpleaños" De modo que no podía negarme, ya que a pesar de saber que no sería lo más mejor del mundo mundial, me quitaría una espina que llevaba conmigo desde el 2008.

Sammy & servidor, en tiempos remotos, osease, 2007. Año de
publicación de "Favourite Worst Nightmare"

Así pues, faltaba saber si iría solo o acompañado. Varios conocidos querían asistir, pero ya fuera por el dinero o por la fecha, les resultaba imposible. Finalmente, se lo comenté a una vieja amiga que aceptó encantada. De manera que fuimos a comprar las entradas y sorpresa, todas las localidades, buenas, estaban agotadas, por lo que tuvimos que conformarnos con entradas para la cuarta grada del Palacio... osease, a tomar por culo y medio del escenario... Esto me jodió y mucho, porqué iba a ser la primera vez en un concierto donde no estaría en pista, a excepción de un festival de Metal Progresivo en La Cubierta de Leganes con Dream Theater y Opeth como cabezas de cartel allá en 2009, concierto que una vez finalizado, dio el pistoletazo de salida de aquella tortuosa etapa antes mencionada... como decía, en grada y a tomar por culo, aceptamos con resignación y con ganas de disfrutar a pesar de que eramos conscientes de que venían a presentar su último álbum y que a ninguno nos terminaba de convencer. Ahora, tras dos meses de escucha, me convence, pero hubiera prescindido de tres o cuatro temas así como añadir un poco más de garra, pero ese es otro tema.

Arctic Monkeys durante la etapa
de Humbug, con 21-22 años

Desde que compré la entrada hasta el día del concierto, me he dediqué a repasar la discografía de A.M de manera exhaustiva, y debo decir que la envidia me corroe. Me corroe pues en siete años han logrado lo que muchos no alcanzan en toda una vida. Cinco discos cada dos años, excepto los dos primeros, entre los cuales solo transcurrieron uno. Tal vez por eso, aquellos discos primigenios tienen un estilo más parejo, que no idéntico, de modo que con el pasar de los años, han evolucionado, con etapas de experimentación, HUMBUG; de un rock más clásico, aunque pausado y mezclado con esa experimentación ya asimilada, SUCK IT AND SEE, donde los primeros siete temas son sencillamente sublimes. Muchos nos preguntamos, tras la escucha del single R U Mine?, que sonido adoptarían para este quinto disco. En mi fuero interno esperaba que hubiera guitarras pesadas como en los últimos discos pero con la versatilidad y variedad de los primeros. Sin embargo, optaron por un disco más homogéneo en cuanto a la atmósfera, la cual está muy lograda, pero a la que le falta esa frescura y vitalidad de los inicios. Siempre pasa, supongo... El logro en esté último plástico, es un sonido cercano a un rock clásico pero con ritmos muy marcados, más pesado (pesado de fuerza, no pesado de cansino) y con mucha presencia, alargando las notas cuanto sea necesario. Para ello han hecho que la presencia del bajo sea constante y vital. Lleva la voz cantante durante todo el trayecto, nos da la mano y no la suelta hasta la última nota de la última canción. Alabo una idea tan atrevida, es raro que el bajo suela tener tanto protagonismo, o más bien, que se perciba, pues el bajo suele diluirse entre tanta instrumentación. Las voces y los coros están muy elaborad@s. No hay muchos grupos que se atrevan a realizar todo el trabajo coral ellos mismos, incluso se han atrevido a emular voces femeninas, con gran acierto creo yo. Sólo sé de un tipo (tal vez haya más) que grabó, él mismo, los coros de algunos de sus discos como si de una mujer se tratase: Ray Charles, casi nada. Así pues, es un salto cualitativo en A.M, quienes cuidan muchos los detalles, siempre lo han hecho, pero se nota que aprendieron bajo la tutela de John Homme, lider y guitarrista de Queen Of the Stone Age, productor de Humbug.

Aex y Matt junto a John Homme

Las transiciones entre estrofas y estribillos son excelentes, siendo estos últimos muy rítmicos y donde las guitarras, sin necesidad de distorsionar; realmente sutiles, iluminan la canción. El disco predomina por sus medios tiempos, aunque también por su composición cuidada pero sencilla. Llena de arreglos, de detalles que hacen avanzar las canciones, de hecho, te llevará muchas escuchas descubrir todos ellos y aun así, te dejarás cosas por el camino, pero lo que añoro en este trabajo es más atrevimiento. Canciones como Arabella, una de las mejores con diferencia, podría haber sido uno de los nuevo hitos del rock actual, sin embargo, cuando la canción está a punto de sobrepasar la estratosfera hacia algo más, se queda sin combustible y finito... Una gran canción sin su excelente final... Por eso, One for the Road, me parece más acertada, más pausada pero mejor medida. De ahí mi pesar respecto al disco, les falta ese algo más que hacía que temas como Perhaps Vampire is a Bit Strong But... , This House is a Circus, o la versión Red Right Hand (canción aburridísima de Nick Cave que en manos de A.M es una maravilla) nos dejaran mudos y totalmente saciados. 

A.M con 25-26 primaveras... si hacen un innecesario
remake de "Grease" o "American Graffiti", yo les contrataba

A.M. hechos unos pinceles a sus 27 años... ¿caerán en las redes
de esta edad, historicamente, fatídica para los músicos?...

AM sigue teniendo muchas virtudes, como haber logrado un disco genialmente ambientado y compacto, lo cual no es fácil. Pero les noto "cansados" o "acomodados" como para haber transcurrido sólo siete años desde que publicaron su primer álbum. Han tenido una evolución peculiar y tal vez, por desgracia, un poco acelerada por no decir prematura.



Lo cual me conduce a su actitud sobre los escenarios. Donde sus asesores o quien coño se encargue de decirles como actuar sobre las tablas se están equivocando y mucho. Si siguen así, a pesar de llenar estadios con más de 15.000 personas, no van a terminar de formar parte de ese selecto círculo de grandes de la música, aunque la verdad, tampoco van mal encaminados.  (Mejor que yo, sí, desde luego...)

Continuará... 

RONDI

Vosotros ¿como descubristeis a Arctic Monkeys,? ¿Habéis asistido a algún concierto de ellos?

P.d: Responderé a vuestra tal vez sí o tal vez no cuestión. ¿Por qué tanto hincapié en las edades?

1 - Ayuda a mostrar su evolución musical y estética. Bien es cierto que esta segunda poco ha de importar. Aunque las apariencias hoy día lo son todo y a mi juicio, están creando demasiado producto en torno a ellos. ¿Que tiene que ver su música con el rollo Rockabilly?... Mi no entender... además, creo, que ese estilo de ir de señores se ha cargado un poco su fuerza sobre el escenario...

2 - Como contemporáneo de ellos que soy; también nacido en el 86, me impresiona como han irrumpido y han logrado mantenerse en la música, habiendo alcanzado la cúspide en tan poco tiempo (Tocar para 15000, quien pudiera... sí, les adoro y envidio por igual). Será un grupo que siempre me acompañará, antes sólo lo hacían con sus dos primeros álbumes, pero ahora, ya tengo cinco para quemar el reproductor, mua ja ja ja...

No hay comentarios:

Publicar un comentario