Entradas populares

Compañer@s de camas...separadas

martes, 16 de julio de 2013

Stone Sour: House of Gold and Bones Pt.II - Reseña.


Stone Sour, uno de los pocos grupos de rock que intenta reinventarse disco tras disco sin perder su esencia, esa que corresponde al ROCK; ya que muchos grupos, realmente buenos, parece que necesitan demostrar su valía, vendiendo mucho y obviando que el rock y la reinvención no están reñidos; nos trae la segunda parte de su ambicioso proyecto HOUSE OF GOLD AND BONES el cual vamos a escuchar y comprobar si cumple la premisa que ha definido al grupo hasta la fecha y que llegó a su máxima expresión con House of Gold and Bones Pt.I.  ¿Seguirá SS comprendiendo la valía e importancia de su premisa en la segunda parte de esta cada de oro y huesos?

Como ya hiciera en la reseña de la primera parte, enlazo el álbum completo para que lo escuchéis:



Esta segunda parte vio la luz el 5 de abril de 2013, teniendo la difícil papeleta de superar o al menos igualar el excelente nivel alcanzado en la primera parte, donde la banda mostró a propios y extraños que hay ganas de crear buena música y apostar por cosas nuevas sin dejar su esencia atrás.

Antes de analizar el álbum, mentemos a los músicos. Como si de Deep Purple se tratase, podríamos denominar la formación actual de SS como la Mark IV, sin contar con la formación inicial de los 90. Tras la marcha del bajista Shaw Economaki en 2011, el bajo ha recaído en Rachel Bolan (ex-Skid Row) y Johny Chow (ex- Soulfly), siendo este último el encargado de las cuatro cuerdas en directo y de grabar la segunda parte de "HoGaB". Recordemos el resto de la formación: Corey Taylor (Voz/Guitarra/Teclado), Jim Root (Guitarra), Josh Rand (Guitarra), miembros originales desde 2002 y Roy Mayorga (Batería), miembro desde 2006... ¡Ah! En 2011, el genio de las baquetas, Mike Portnoy, colaboró con Stone Sour en el Rock in Rio 2011, ante la ausencia de Mayorga por un accidente cerebro vascular, no es relevante pero como anécdota es curiosa y demuestra que Stone Sour apunta alto si un tipo como Portnoy colabora con ellos.

Stone Sour - Mark IV 

SS desde sus inicios se supo como una alternativa, cualquiera que escuchase sus primeras demos del 94 y del 96, se cercioraba de ello, en una época donde el Grunge (salvo Pearl Jam) y el metal alternativo se cargaron una mayor complejidad musical y porqué no decirlo, los solos de guitarra empezaban a verse como algo pedante y malo, SS apostaba por un rock que bebiendo de muchos sitios, buscaba su lugar ofreciendo un estilo muy diferente a lo reinante en la época. Tras un parón de 6 años, SS volvía como vía de escape para Corey y Jim, miembros de Slipknot, mostrando en su primer y homónimo disco Stone Sour, un hard rock con tintes de metal alternativo (que han ido perdiendo en favor de un hard rock más elaborado y ciertos pasajes de Trash y de Progressive) ofreciendo una gran actitud pero a la que le faltaba la chispa de sus inicios, chispa que recobraron en 2006 con el álbum "Come What (ever) May", y que mantuvieron, a duras penas, en 2010 con "Audio Secrecy" donde todo debía ser muy melancólico y calmado, predominando un exceso de baladas para mi gusto. Afortunadamente, esa chispa volvió y llegó al culmen con la primera parte de "HoGaB", creando una genial mezcla de rock, con metal, rabia, melodía, armonía y búsqueda de otras dimensiones musicales, que les valieron los elogios generalizados de público y crítica, y pongo primero público, porque son los que realmente les dan de comer, principalmente, asistiendo a sus conciertos.

Que me enrollo... Como decía, Corey y compañía, tenían una difícil misión y en mi opinión, no salen airosos de ella. Estamos ante un disco que intenta ofrecer elementos muy novedosos dentro de SS, con estilos y registros musicales poco o nada utilizados por ellos, lo cual hemos de aplaudir, pues intentan mostrar algo más. Problema, que mostrar algo más, se quede tan solo en cuatro canciones bien construidas y un interludio magnífico... Y ¿los seis temas restantes? Pues unos mejores y otros peores, con momentos realmente buenos y otros bochornosos, de modo que no alcanzan esos niveles a los que el grupo nos tiene acostumbrados, llegando a ser en muchos momentos, un plagio de canciones ajenas y peor aun, de si mismos. Mantener la esencia no es copiar lo realizado en discos anteriores, y ya que te copias, hazlo de los mejores temas, no de los menos logrados. En fin, que no se si será por la falta de tiempo que han tenido para realizar y grabar esta segunda parte, pero la experimentación prometida en varias entrevistas, se queda corta, aun así, veremos que dicha experimentación es lo suficientemente interesante como para seguir apostando por ellos en futuros trabajos.

TRACKLIST:

1- Red City      5- Stalemate                    9- Blue Smoke                                
2- Black John   6- Gravesend                  10- Do Me A Favor
3- Sadist          7- ´82                             11- The Conflagration
4- Peckinpah    8- The Uncanny Valley    12-  The House of Gold and Bones

BONUS TRACK: 13- Shine [Rough Demo]


El disco, desde el principio se sabe como una continuación, que no prolongación, de la primera parte, por lo que apuesta por un tono mucho más oscuro, siendo dicha "oscuridad" su parte más interesante y las más logradas. Al margen de esa oscuridad, tendremos ritmos y composiciones demasiado simples y que ya alguna vez les hemos escuchado, dejando una sensación de déjà-vu muy incómoda. He leído en varios sitios que con este plástico, Stone Sour muestra mucha originalidad..., si y no y más no que si, pues en conjunto ¿de que sirve la originalidad si las canciones están vacías? por no mencionar que el esquema o estructura de las canciones se repite una y otra vez, y como ya he dicho, en muchos casos se copian a si mismos. Salvo "Red City", "Gravesend", "Blue Smoke" y "Do Me A Favor",  el resto de canciones dan sensación de estar inacabadas, no son compactas. Ejemplo: En este trabajo sucede que una canción comienza genial, pero tiene una estrofa horrible, buen estribillo, un mal solo. Otra puede tener una intro infumable, pero tiene buenas estrofas y estribillos, pero los solos siguen siendo bastante decepcionantes y así durante todo el disco salvo las excepciones ya mencionadas y alguna que otra canción. Para colmo, los mejores riffs los dejan para el final de las canciones y apenas podemos disfrutarlos, por consiguiente, nos dejan con la miel en los labios.

 El problema creo, es un mal entendimiento de lo que debe ser una opera rock, ejemplo, Green Day y su "American Idiot", el mejor disco de los verdes con diferencia y una de las mejores operas rock contemporáneas, mostrando complejidad y versatilidad con canciones que llegan a los 9 minutos como "Jesus of Suburbia" o "Homecoming"... como concepto de Opera Rock, el trabajo de Green Day se merienda al de Stone Sour y yo creo que Corey y cia no han sabido gestionar el tiempo para crear esta segunda parte, por lo que me da en la nariz que la primera idea que les venía a la cabeza se incluía sin darle una definición, sin pulirla, y eso pasa cuando trabajas con prisas para llegar a unas fechas preestablecidas, sueltas lo primero que se te ocurre para cumplir y he aquí el resultado. Menos mal, que al menos hacen coherente el trabajo utilizando pasajes de la primera parte en ciertas canciones, mostrando que no todo está tan a la deriva... la letra supuestamente tiene esa conexión... lamento decir que mi inglés no llega a tanto como pata comprender al dedillo el significado de las canciones... creedme, soy el primero que lo lamenta, XD.

Un elemento que si me ha gustado, es que el sello SlipKnoT está presente en el disco, algunas canciones beben de temas como "Skin Ticket", "Gently", "Prelude 3.0" "The Virus of Life" o "Gehenna" de los 9 enmascarados, por su opresiva ambientación, entre ellas: "Red City", "Sadist" y "Gravesend".


Es un disco oscuro, sí, pero blando. El hard rock que tan bien hace SS, ha muerto en este disco y las canciones que tienen algo de ese hard rock, en su mayoría, andan faltas de inspiración. A favor, nos encontramos con pasajes muy atmosféricos y experimentales que confieren un sabor especial a algunos de los temas. 

Corey y cia rayan todos a gran nivel, es decir, que compositivamente no hayan estado totalmente lúcidos no implica que lo que tocan, no lo toquen bien, al contrario, todos cumplen sobremanera.
Destacaría a Corey Taylor que sigue apostando por cambios de registro en la voz, mostrando que se atreve con todo, hasta que su destrozada garganta se lo permita y a Roy Mayorga en la batería, el cual realiza una labor encomiable, incluso en los momentos más simples, su presencia es infinita. No hablemos ya de los momentos creados para su lucimiento. Uno de los baterías en que mejor forma se encuentra y que más intenta innovar. CHAPEAU.
El que menos destaco es Johny Chow, debido a que tanta atmósfera y distorsión se han comido la frecuencia del bajo, que en muchos momentos no se oye, aunque eso más que culpa del bajista, es del productor y montador, que por cierto, vuelve a ser David Bottrill (Productor de Tool, Dream Theater, Placebo, Muse...) Su trabajo sigue siendo bastante bueno, debido a la orquestación y cantidad de samplers y teclados que se incluyen en los temas para lograr esa magnífica atmósfera, pero lo dicho, su buen hacer para que el bajo se oyera en la primera parte, aquí está diluido, puesto que el bajo solo se oye en pasajes tranquilos o casi sin guitarras, lo cual es un poco decepcionante. Para la próxima más suerte amigo Chow, menos mal que en directo continuas como un martillo pilón.
Josh Rand y Jim Root, siguen siendo un excelente dueto de las seis cuerdas, que sin embargo, aquí no aprovechan todo el potencial logrado y adquirido en HoGaB. pt1. A nivel individual, mencionaría de ellos algunos riffs que se marcan bastante interesantes así como ciertos solos muy atípicos: Sadist , Gravesend, Do Me a Favor, y solos más normales, pero igualmente buenos: The Conflagration y The House of Gold and Bones.


En conjunto, es un disco que se hace difícil de escuchar, aun no conozco a nadie que le haya gustado desde una primera escucha. Yo he necesitado de varias para familiarizarme con lo que el grupo intenta exponer y poder así valorarlo, y ahora que lo he conseguido, puedo decir que el álbum contiene ideas interesantes que por desgracia no han sabido explotar, quedándose a medio camino entre la experimentación y el buen rock al que nos tienen acostumbrados, por tanto, es un disco que de momento se queda en el limbo... Soy de los que piensa que un buen disco te llega a la segunda o tercera escucha, si lo hace a la primera es que es una maravilla y si necesitas de más de cinco intentos, es que algo falla. Ahora, vayamos tema por tema, momento pedante del día y que a muchos, no se porqué, revienta, pues nada, disfruten de la bilis MUA JA JA JA...

Dado que es un disco que cuenta una historia y esa
historia está plasmada en un cómic que Corey está escribiendo,
pondré imágenes del mismo para tener una visual de lo que el disco
representa a nivel temático.
A partir de ahora si no hay píe de "foto", es que la imagen
pertenece al cómic de Corey.

El disco comienza como si el primer tema "Red City" fuera la canción número 13 del anterior disco, de modo que obtenemos la primera sorpresa, pues de la caña con que la primera parte acababa: Last of The Real, pasamos a una intro calmada, cuyo pasaje se traduce en un camino oscuro pero relajante, donde un Corey pausado, acompañado de un bello pero asfixiante piano, nos cuenta una historia que deja brevemente esa oscuridad, con un peculiar bending distorsionado de guitarra, dando paso a un estribillo melancólico y preciosista lleno de detalles, donde la voz de Corey baila ente la dulzura y el dolor con una instrumentación sencillamente exquisita, guitarras limpias, con otras distorsionadas al estilo de la intro de "Silliword", mientras el piano nos sigue llevando de la mano y el bombo de Roy Mayorga marca el camino de forma sencilla pero contundente, para llevarnos a un nuevo bending, sonidos extraños y un susurro que te hace estremecer, silencio... y otra vez la estrofa donde se suma un bajo lleno de presencia, con ritmo pesado y una batería que sigue siendo un martillo, como ya lo fuera en la primera parte del proyecto. Llegados al estribillo, Corey sigue con su dulzura y su dolor mientras la instrumentación se incrementa con una batería de mayor presencia, muy técnica, y guitarras distorsionadas sumadas a lo presenciado antes, belleza y crudeza se unen de forma inmensa. Un contraste realmente fascinante que te balancea y que desemboca en un breve viaje al infierno, como si del mismísimo DIABLO se tratase, Corey nos devora con una voz gutural distorsionada, usando de tridente unas guitarras afiladas, de gran dureza con un ritmo pesado, un bajo contundente y una batería que es una bola de demolición apunto de destrozar tu cabeza. Una bajada a los infiernos, impropia de SS que parece sacada de SlipKnoT, y que cuando estamos apunto de consumirnos en las llamas del inframundo, el tiempo se para, y el estribillo nos rescata dejando en nuestro interior una paz absoluta que te hace volar. Comienzo del disco, sencillamente PERFECTO. *(Debo reconocer que debí escuchar la canción dos veces seguidas, la primera vez que escuché el disco, porqué no daba crédito a lo que acaba de presenciar. Stone Sour mostrando su lado más oscuro y crudo, de forma impecable).

Tras escuchar esta maravilla, mis esperanzas se disparan y creo estar ante EL DISCO, pero rapidamente, me doy cuenta de que solo ha sido una ilusión, un espejismo en medio del desierto...



Continuamos con unos teclados que suenan lejanos, como una radio en otra habitación, para dar paso a "Black John", una canción aun más insípida que "My Name is Allen" de la primera parte. Sabiendo SS como sabe, hacer hard rock potente y melódico que realmente emociona, ¿que coño es esto? Ni potencia, ni emoción. Tenemos una intro nada inspirada, a la que tras diez escuchas te acostumbras, y da gracias, seguida de un puente, previo a la estrofa, bastante rítmico que se hace gustar junto con una estrofa bien compuesta y con una línea de voz bien llevada aunque sin demasiada garra. El estribillo, me parece cutre, un refrito de sus bonus track de su segundo álbum "Come What (ever) May". De repente, Corey y cia se dejan la inspiración vete a saber donde y vuelven a la estrofa sin más, estribillo, solo soso y sin alma que meten con calzador, para pasar al riff de la intro nuevamente, parece que no ha sido suficiente tortura con escucharla una vez... nos cuelan otra estrofa, seguido de su insípido estribillo, y cuando deseo que termine este desastre de canción, enlazan el estribillo con un riff poderoso y cañero que salva la papeleta pero no te quita la sensación de tomadura de pelo. Quedando anonadado, me animo: "tranquilo, solo es una canción mala, no siempre pueden estar al mimo nivel".

Cogiendo aire y abriendo la mente, me perfilo para el siguiente tema, "Sadist", un tema que me recuerda a Silliword mezclada con algunos pasajes de las excesivas baladas del álbum "Audio Secrecy" (2010). En términos generales, una atmósfera muy lograda, con un Corey susurrante, con ciertos toques melódicos que se crece en el puente y que en la estrofa vuelve a mostrar su faceta más pasional mientras los instrumentos funcionan a las mil maravillas, con un bajo siempre presente, unos arpegios bonitos y exóticos y un buen teclado de fondo. Me gusta mucho el puente con esas guitarras graves y el teclado de fondo añadiendo épica, el estribillo es una delicia, pausado, melódico, y genial instrumentación. Nuevamente, la atmósfera se vuelve agobiante en la segunda estrofa, para darnos ciertos armónicos, este Jim que grande es. En el segundo puente, Roy Mayorga nos regala su talento dando mayor cuerpo a un tema de por si bien construido y que llega a nosotros, tal vez no a la primera escucha pero que esconde muchos y excelentes elementos, a los que finalmente nos rendiremos. Tras otro magnífico estribillo, la inspiración vuelve al quinteto, que se marca un pasaje con riff de guitarras graves y pesados marca de la casa y con una batería totalmente acertada, lo sigo diciendo, el trabajo de Mayorga en la percusión es de 10. Cuando piensas que este tema va a desembocar en algo rápido y heavy, de repente nos ofrecen un solo de guitarra a priori sencillo, que funciona genial con el resto del tema y que repentinamente se vuelve difícil y disonante y que hasta escama pues es contraarmónico total, pero al que acabas rindiéndo pleitesía porqué es realmente genial, pasamos entonces de esta gozada al estribillo y lo mejor aun está por llegar, un final magnífico lleno de fuerza, con un riff de guitarra muy marcado y grave que choca con la belleza de una línea melódica, no se si de sampler o guitarra, la distorsión en cualquier caso, es una pasada y con un Corey mostrando su mejor versión con su voz melódica. Un final realmente bueno que podrían haber prolongado durante veinte segundos más, porque es tan pegadizo y excelente que bien lo merece.

Esta imagen pertenece al video clip de "DO ME A FAVOR"
Tras este tema, la impresión es, "JODER, dos temazos y los dos son oscuros, muy atípicos en SS, y una birria que parece una parodia de si mismos". Bueno, a ver el siguiente: "Peckinpah", una canción que parece sacada de la primera parte del proyecto por su grandes dosis melódicas y hardrockeras, que sin embargo, son aderezadas con mucha atmósfera como las dos canciones que ya nos han enamorado de este disco. La intro parece nuevamente sacada de los bonus track de "CWeM", no es una maravilla pero se deja escuchar, lo interesante es que se fusiona muy bien con la estrofa, que repite el riff pero con el piano y unos arpegios de fondo, mientras Corey melódico y sutil, nos canta guiado por una batería con cierto toque tribal, seguimos con una atmósfera genial que rapidamente se torna en hardrock delicioso con un Corey crudo, unas guitarras cuyo riff es ritmico y técnico a partes iguales, una pasada que termina transformándose en uno de los mejores estribillos que estos señores se han marcado, al estilo de "Anna" del álbum Audio Secrecy . Una delicatessen melódica, con un Roy que coge el protagonismo con sus platos y unas guitarras bellas, dando paso al riff del comienzo que esta vez funciona a mayor escala gracias a la incursión de nuevas notas y más instrumentación y damos paso a la estrofa que sigue atmosférica y dejándose llevar hasta el delicioso hardrock de SS y ese estribillo marca de la HOUSE que desemboca en un riff cumplidor donde el mayor acierto reside en la batería de Roy, de forma muy sutil introducen un solo acertado que está a la altura sin más y dará lugar al estribillo para terminar como empezamos, el riff inicial sin la orquestación del medio... lo cual es como, ¿por qué?... si los finales es lo vuestro... jo. Aun así, una canción digna, con momentos destacables, como el puente pre-estribillo y el estribillo y nuevamente, Roy Mayorga, que a cada disco se supera.

El problema hasta el momento, es que estructuralmente los temas no varían demasiado, aunque bien es cierto que introducen muchos elementos, cambios de ritmo y de registro dentro de un mismo tema lo cual da versatilidad, pero lo hacen de forma demasiado esquemática a mi gusto. Les falta algo de magia y riesgo al respecto, aun así, ya quisieran muchos grupos atreverse a meter tanta chicha en tan solo 4 min y medio. Afortunadamente, magia y riesgo es lo que tendremos en el siguiente tema: Stalemate que rompe un poco el esquema y que nos ofrece unos SS muy rockeros y corales que nos inundarán, de forma progresiva, hasta un final realmente demoledor que yo hubiera convertido en la base para otra canción. El comienzo es acústico y parece una extensión de "Trhough Glass"... que os lo habéis creído. Repentinamente pasamos a un riff made in SS, que podría ser mejor, y ojo, lo será, y que sirve de interludio a una estrofa pegadiza con unas guitarras muy heavys y un Corey cañero pero con tintes melódicos. El puente, bestia, muy bestia, es una gozada sacada de los SS de 2002 a tope, y tras estos breves segundos de locura, el estribillo, que es la misma línea melódica con que comienza el tema pero con más instrumentación, muy coral, con teclados, guitarras melódicas pero distorsionadas, batería sencilla y un bajo que no oigo, XD... Luego volvemos a la exquisita estrofa, que es la caña, así como el puente bestiajo, estribillo, que sin ser una maravilla se deja escuchar. Lo mejor, es que nos abre la puerta a un pasaje realmente metalero con ciertos tintes progresivos, que eso sí, no se acerca, ni de lejos, a lo mostrado en A Rumor of Skin de la primera parte, aunque tampoco lo pretende, pasando así al solo de guitarra más largo del disco hasta el momento, el cual creo que es un duelo entre Josh y Jim. No es de sobresaliente, pero está chulo. SS en esta canción se gusta y quiere darnos más, así pues, una tercera estrofa y cuantas más mejor, es que se sale, y estribillo que se torna cada vez más melódico y agudo, haciéndose más deseable y traca final: El riff made in SS del comienzo, se transforma en una salvajada speedica que hará las delicias de los más metaleros. Un final excelente y contundente para un tema bastante interesante.

De momento, el disco sin llegar a los niveles del magnífico de "HoGaB.Pt.1" se deja escuchar, eso si, dale tiempo porque creo imposible que te entre a la primera... eso a sonado feo XD...

Llega el turno de Gravesend (Y no, no es una canción dedicada al ex jugador del Real Madrid XD), donde vuelve el tono oscuro con un tema muy redondo, que comienza engañando al oyente, haciendo creer que volvemos a la caña rokera, pero SS nos para los píes y nos vuela la sesera con unas guitarras muy distorsionadas cuyas notas se sostienen y prolongan, y se mezclan con una guitarra cuyo efecto es como un cuchillo, introduce la hoja y corta con facilidad, mientras suena una especie de alarma, mientras la batería marca el recorrido con contundencia. El bajo, también contundente y muy presente en todo el tema, nos presenta una estrofa pausada, melódica pero agobiante que poco a poco nos conduce a las puertas del inframundo, ante las mismas, Corey sigue con hambre y con ganas de devorarlo todo a su paso, un cambio, un puente excepcional donde los instrumentos rugen fuerte y que una vez cruzado nos reporta a un estribillo melódico, armonioso donde Corey cambia el registro a un estilo suave y rítmico con las guitarras del inicio de fondo creando un gran contraste. Finalizado el estribillo, interludio atmosférico y nuevamente la estrofa nos acecha y observa para avalanzarse sobre nosotros y ofrecernos tras otro puente infernal, tan delicioso estribillo que desemboca en un solo trasgresor cuya primera parte me recuerda a ciertos ritmos indios del sitar y se fusiona con una segunda parte muy psicodélica y represiva. Un solo muy logrado y que le va de lujo al tema. El final, un estribillo que va cogiendo mucha más fuerza con una instrumentación más rítmica, rockera y rápida donde se suman guitarras graves, distorsiones agudas, sampler, Jim haciendo travesuras con su fender, como hace siempre, y un riff que es genial. Muy buen final, si señor.

Tras escuchar este tema que deja con un gran sabor de boca, pasamos a dos temas bastante normalitos y que no aportan mucho en términos generales: "´82", que parece sacado directamente de Audio Secrecy. Se deja escuchar, es muy rítmico y melódico así como pegadizo, no es lo más rescatable del álbum pero al menos lo prefiero a My Name is Allen o Black John. El inicio, me gusta bastante con esa forma conjuntada de presentarse la batería y el bajo con una línea de guitarra de fondo. Luego, el riff inicial tocado por Jim con su distorsión sintética esta bien aunque me parece un refrito de temas mil veces escuchados. El estribillo es puro "Audio Secrecy", así como su puente cañero. Luego hay un riff por ahí, que hace las veces de puente, que parece sacado del tema Amerika del grupo Rammstein, lo cual no me ha gustado nada de nada... Un breve solo que está bien presentado y le da un poco de cuerpo a la canción, la cual se deja escuchar, pero lamentablemente, esto se lo hemos oido a SS unas cuantas veces y no hablemos de los miles de grupos que optan por canciones de esta índole, por lo cual, esta canción tendría que haber formado parte de A.S, no de "HoGaB", lo cual hace que se repitan un poco.

El siguiente tema, "The Uncanny Valley", me parece el tema menos acertado. En la BSO de Spider-Man de Raimi, en la que también participa SS con Bother, hay un tema muy parecido, lo cual me enerva sobre manera. Es decir, para componer algo así, mejor te improvisas un tema instrumental como hicieras en el 96 con Things Like Raisons , no se, algo con alma joder. Habrá a quien le guste The Uncanny Valley, pero es que lo comparas con otros temas presentados a lo largo del proyecto y esta canción no tiene fundamento alguno, musicalmente hablando, la letra puede ser otra cosa. El solo, pues otra vez metido con calzador. T.U.V , para mi, la canción menos inspirada de todo el proyecto.

Afortunadamente, el mal sabor de boca se disipa ante uno de los mejores interludios que he escuchado en mucho tiempo: Blue Smoke. 2 minutos y 7 segundos de pausada experimentación, con infinidad de sonidos atmosféricos y con un Corey intimista, con un latido constante y al que se suma un piano excelente y unas guitarras limpias con toques bluseros. Mientras el tema avanza, percibimos un sonido que acompaña todo el tiempo y que aumenta de volumen gradualmente hasta enlazar con un bajo pegadizo y unos arpegios que abren las puertas a uno de los mejores temas de esta segunda parte: Do me a Favor, donde SS se atreven con un estilo de rock que no habían explorado hasta la fecha, siendo uno de los temas más rítmicos y pegadizos de toda su discografía y donde el sampler, que cobra un enorme protagonismo, le confiere a la canción un toque muy especial. La canción se inicia con un redoble de caja que da el pistoletazo de salida a un riff poco convencional en SS y que aun así, es Made in JIM ROOT total, una delicia esa progresión que se marca subiendo la tonalidad. JIM ROOT, el dueño y señor de la armonía. La forma de enlazar la intro con la estrofa es una maravilla. La estrofa, con un Corey potente, que juega mucho con la línea vocal y nos ofrece una de sus mejores versiones. Instrumentalmente, la estrofa es peculiar por ese sampler que no para de sonar, cuya base es una maravilla. Las guitarras tienen una presencia muy sutil con ese pulm mutting y bending que hacen gozar de lo lindo, el bajo tiene mucha presencia y la batería tiene un toque tribal, gracias a los timbales, que funciona genial. El paso al estribillo es directo, sin puentes, solo redoble de caja, y un Corey que recita: "If Death never lasts" a pleno pulmón. El estribillo en cuestión es también una pasada, melódico, rockero, coral y nada convencional, sin repetir un solo verso y cambiando los ritmos y añadiendo silencios, una maravilla. Pasamos a la segunda y, nuevamente, excelente estrofa así como estribillo, para llegar a la parte de la canción que más me ha cautivado, la parte del solo, previo puente melódico, donde la guitarra realiza una línea melódica de dos partes con coros de fondo, siendo realmente pegadizo y que en concierto hace mojar las bragas al personal y que yo adoro, pues son puentes que yo mismo suelo usar en mis composiciones y me ha fascinado encontrar este tipo de recursos en SS, ya era hora. El solo, de los mejores que se ha marcado el bueno de Jim, muy completo y original, como debe ser, cojones. La traca final de la canción es igual de impresionante pues tras un último estribillo, realizan un puente totalmente inesperado que enlaza con el mismo ritmo del estribillo de "A Rumor of Skin", de la primera parte pero con diferente letra y aun más melódico. Una pasada de canción que podría ser incluso mejor si hubieran aumentado la complejidad en el esquema de la estructura y haber optado por un poco más de parte instrumental, pero aun así, grandísimo tema que deja muy buen rollo encima y que casi podría ser el colofón final del album.


Sin embargo, SS nos tiene preparado dos temas más, casi sin tiempo a asimilar el temazo que hemos escuchado llega "The Conflagration". Una canción pausada, baladita Made in SS, con reminiscencias a "The Traveller" de la primera parte, que instrumentalmente es bellísima y llena de recursos, muy orquestal: Piano, violines, guitarras limpias y distorsionadas, un buen bajo y una batería comandada con buena mano. Corey no tiene demasiado protagonismo hasta que no llega el estribillo, el cual llega a nosotros pero tampoco es de lo mejor que nos han ofrecido, nuevamente, se nota el paso intermedio de "Audio Secrecy". Lo mejor de la canción es la parte instrumental tras el primer solo, una pequeña joya que SS debería atreverse a explotar mucho más, un fragmento pausado realmente hermoso que acaba con un solo blusero, muy limpio y carente de distorsión, mostrando que aquí hay calidad, aunque a veces se empeñen en olvidar que la tienen. El final, es el mismo que "The Traveller", por tanto, genial, haciendo recordar que estamos ante una opera rock.

Ahora si, llegamos a la última canción del proyecto y como tal, esperas que sea el pepinazo máximo, el broche de oro a un trabajo de alto nivel, no perfecto pero realmente interesante, y con esta idea en mente, abordamos la canción que da título al disco The House of Gold & Bones. El tema empieza con los cánticos de una jauría, como si de manifestantes se tratase y el comienzo no puede ser mejor, el mismo riff con el que comenzaron este nuevo proyecto, la intro de Gone Sovereign , pero con todos los intrumentos a la vez y mostrando poderio, sencillo pero cañero, poderoso rock que refuerza la sensanción de opera rock, uniendo y cohesionando todo el trabajo. Tras una intro tan prometedora, el grupo se torna en un medio tiempo reflexivo en que los instrumentos nos preparan para un riff brutal o ¿no?. Dicho riff, aunque es SS total, me recuerda demasiado al tema Come what ever may  fusionado con The Better End ... , el riff en cuestión está muy chulo, pero no me parece acertado que repitan palmo a palmo el recorrido del tema C.W.E.M, por lo que hubiera optado por meter en la estrofa el riff de la intro, potencia y desgarro que fusione más el proyecto. Afortunadamente y eso si me ha gustado, es que a lo largo de la canción nos encontramos fragmentos que bebe de la canción Absolute Zero, de la primera parte, logrando esa unión. Sin embargo, el estribillo sabe a poco, está bien, pero no para una canción final, así como los solos, el primero está falto de inspiración, el segundo más logrado y la parte final, es genial como puente para una traca final, no como final en si mismo, es decir, usas ese mismo puente, intrigante y contundente para pasar finalmente a un riff demoledor que no deje nada en píe y que aplaste nuestros huesos contra todo y entonces ahí tienes el cierre perfecto.

Ilustración perteneciente a NO HERO, escrito por Warren Ellis e ilustrado por
Juan José Ryp... debido a su parecido con la temática oscura del cómic escrito por Corey,
otro bloguer y yo hemos llegado a conclusiones parecidas, él con lo visto en el cómic
y yo con lo escuchado en esta segunda parte. Nuenas ideas sin broche
de oro, ni nada que machaque nuestros huesos y nuestra mente, como si lo hace la obra
de Ellis y Ryp, y la primera parte de "HoGaB"

Conclusión: Este disco, visto en solitario, no como un doble cd, es probablemente el más flojo de Stone Sour hasta la fecha, debido a sus constantes altibajos, teniendo grandes canciones y otras realmente lamentables así como momentos muy reseñables que dan sobradas muestras de lo que es capaz de hacer el grupo si se da a ello. La experimentación oscura que SS comenzó con ciertos temas de Audio Secrecy se define y coge forma gracias a buenas, interesantes y difererentes/novedosas canciones como Red City, Sadist y Gravesend, sin olvidar la constante presencia en casi todo el disco de una atmósfera opresiva, lo cual está muy logrado. Lo malo, que esa experimentación se ha quedado corta, para mi gusto, apostando por canciones algo más típicas aunque con buenos momentos como Peckinpah, The Conflagration y The House of Gold and Bones, y otros carentes de alma como son Black John, ´82, The Uncanny Valley. A mi, las  canciones que más me llegan son Blue Smoke, (un interludio perfecto de principio a fin) Do Me a Favor, (creo que es la mejor canción de todo el disco y una de las más atrevidas) y Stalemate (por que es la única canción que mantiene la esencia de Stone Sour y muestra que aun tienen riffs demoledores guardados en la recamara para metaleros incansables e incorregibles como yo, eso si, sin renunciar a la musicalidad, faltaría más, jeje).
Si a esto le sumamos el relevante hecho de que el disco necesita de bastantes escuchas para cogerle el tranquillo, debemos admitir que la nota final baja, pues es un disco que no apetece escuchar tantas veces, es decir, cuanto más lo escuchas más lo comprendes, pero cuesta tanto escucharlo entero, sin pasar ciertas canciones, que al final el conjunto se resiente.


Nota: 6,5

En la cuarta y última entrada dedicada a Stone Sour y su discografía, analizaremos el conjunto de todo el proyecto y hacía que senderos puede conllevar este, más que notable, doble cd.

Nos leemos

RONDI

5 comentarios:

  1. Excelente reseña, súper detallada, felicidades por tu trabajo, ya estaba esperando tu veredicto, saludos desde México

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, si te soy sincero, me animé a hacer la reseña gracias a ti, porqué en un principio no tenía ninguna gana ni ilusión por escribirla, pero aunque solo haya sido por tu lectura y comentario, me doy por satisfecho. Por cierto, ¿que opinión te merece a ti el disco?

    ¡Gracias por rockandrollear!

    ResponderEliminar
  3. Entonces me siento halagado que gracias a mi petición hayas hecho un análisis tan extenso de este disco, en lo personal me quedo con la parte 1 y algunos detalles interesantes que se logran en esta segunda parte, tal vez los resultados no sean los esperados tampoco para ellos, pero es una gran banda y confío en que en el futuro nos entreguen otro estupendo trabajo pero ya sin tantos altibajos en algunas ocasiones.
    Gracias por tu tiempo y la dedicación en este gran trabajo.

    Saludos desde Nuevo Laredo, México

    ResponderEliminar
  4. muy buena reseña hermano, concordamos en la mayoria de tu veredicto, menos en Black John, que ami esta es de las que mas me gusto... XD, pero sin la diversidad de gustos y opiniones, esto no tendria chiste.
    concuerdo en que tuve que escucharlo como 10 veces para agarrarle el rollo, ya que lo haces, lo dejas por un bune rato, despues lo retomas jajaja es algo raro, pero asi es la muscia.
    obviamente la primera parte es mejor, aunque esta de alguna forma lo complementa.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo:
    - Como dije desde el primer día, mientras allá una persona que lea lo que escribo, seguiré trabajando duro cada entrada =) (aunque ultimamente son pocas XD) Y si, yo también confío en que la banda seguirá dando buenas dosis de música y nos harán vibrar.

    Alvaro H: Gracias por comentar. Pues si, si todos opináramos igual o tuviésemos los mismo gustos, QUE ROLLO... En efecto, es un disco que cuesta mucho escuchar y no siempre apetece, pero es necesario para cogerle el punto. Yo, lo que hubiera hecho, es coger unas 6 o 7 canciones de la segunda parte y las hubiera metido directamente en HoGaB Pt1, haciendo un único pero redondo y perfecto disco. Desde mi punto de vista, claro.

    Lo dicho chicos, mil gracias por vuestras palabras y apoyo. Larga vida al Rock y SS... y por favor, que Slipknot entre ya en el estudio.

    ResponderEliminar