Entradas populares

Compañer@s de camas...separadas

jueves, 18 de julio de 2013

AKIRA (25 Aniversario): Neo-Tokyo está apunto de E-X-P-L-O-T-A-R

...Y tu cabeza, también.


AKIRA, manga/anime creado, en el ´82/´88 respectivamente, por el genial dibujante, guionista y director: Katsuhiro Otomo, revolucionó el mundo. A la par que Dragon Ball, esta obra abrió las puertas de Occidente al manga y al anime a finales de los 80 comienzos de los 90. Un boom inigualable al que tod@s, sin excepción, debemos estar eternamente agradecidos.
El martes, día 16 de julio, el anime cumplió 25 años y he aquí un pequeño homenaje a una obra culmen, que vislumbró el camino de los autores japoneses hasta nuestros hogares, permitiéndonos disfrutar de una inmensa cantidad de grandes relatos e historias, ya sea en viñetas o animación, de los cuales no sabríamos nada sin AKIRA... sí, también gracias a Dragon Ball, pero hoy toca, A-K-I-R-A...

* Soundtrack completo del anime. Una maravilla compuesta por Geinoh Yamashirogumi, donde predomina música étnica y coral con una sobredosis de experimentación realmente deliciosa.


Antes de AKIRA, Otomo, había realizado una decena de mangas y cuatro películas, mangas casi todo escritos y dibujados por él, salvo alguno que solo había guionizado, mientras en animación, todo era trabajos con más directores, pero este genio, siempre un paso por delante de los demás, tenía mucho que ofrecer y que decir como para estancarse en proyectos compartidos. Así pues, inspirado por la turbulenta situación de Japón durante los 60, donde las constantes manifestaciones tanto de estudiantes como de trabajadores contra el gobierno generaban caos y violencia por doquier, ya fuera por parte de las autoridades o de la población civil, y debido a la alargada sombra de la II Guerra Civil, Otomo, confeccionó una idea, una historia que refleja al 100% la esencia del ser humano y que va más allá, convirtiéndose en una cuasi profecía. ¿Una de tantas?, mmm, no, porqué esta además, se convierte en un deleite visual y emocional de proporciones pocas veces igualadas, ya sea leyendo el manga o visionando la película.

Hay que mentar ciertos detalles. La película (1988) está inspirada en el manga (1982), por lo cual me parece injusto que casi todos hagan alusión, unicamente, a la película, cuando sin el manga, Otomo nunca hubiera trasladado su Neo-Tokyo cyberpunk, a la gran pantalla.
Tanto el manga como la película son un punto y a parte en sus respectivos medios.


A nivel de trama e historia: debido a su propuesta adulta y madura donde las cuestiones políticas y sociales así como la metafísica adquieren nuevas dimensiones, así como un estudio minucioso del ser humano a través unos personajes totalmente definidos y cuya presencia siempre tiene un propósito. En el manga, nada sobra ni falta, tal vez su final pueda gustar más o menos, (en breve veremos porqué) pero es una obra maestra de principio a fin. 2000 páginas de puro placer narrativo y gráfico.


La película, nacida seis años después,, bebe de la madurez y violencia del manga, yendo más allá y mostrando al mundo que la expresión: "dibujitos animados", estaba más que obsoleta. Una nueva oleada se cernía sobre el horizonte y todo ello vino comandado por esta obra imperecedera que visualmente es comparada, a nivel de revolución, con "2001: Una odisea en el espacio", y es verdad, nunca antes se había visto nada igual y hoy día, sigue estando muy por encima de muchas grandes producciones, ya sean animadas o de imagen real. El nivel de realismo que se alcanza en el dibujo y la animación, raya la perfección. Lo dicho, animación exquisita donde el uso de luces es un festival que nos deja con la boca abierta, así como el diseño de Neo-Tokyo con su respectivo guiño a "Blade Runner", los vehículos, donde cabe destacar las motos de nuestros protagonistas, en especial la de Kaneda, un prodigio de diseño que recuerda a las motos virtuales de Tron, estrenada en julio de 1982, seis meses antes de la publicación del primer número del manga, ¿coincidencia?... vestuario, armas, complejos armamentísticos y un sin fin de detalles que es mejor descubrir por uno mismo. Si no has visto la película ¿a que esperas? venga, a verla, deja de leer la reseña y vidéate la peli. Eso sí, luego vuelve y continua leyendo... o por Tetsuo que te...¿que no sabes quien es Tetsuo? lo dicho, vete a ver la película. ¡YA!


No deseo contar nada sobre la trama, ni desvelar los mensajes que la obra esconde, además de los que yo pienso que esconde, pues como toda gran obra, su significado es tan amplio como personas hay pisando el globo terráqueo. Es una obra maestra que sobrepasa muchas barreras, siendo el mayor ejemplo de su maestría y relevancia: Ser el principio de la globalización del anime y hoy, cuarto de siglo después de su nacimiento, sigue siendo un referente adelantado incluso al presente. 

Un poco de historia:


Diciembre de 1982, los japoneses iban a ser testigos del nacimiento de uno de los mejores mangas escritos hasta ese momento y seguramente, el mejor dibujado hasta dicha fecha. Hoy día sigue siendo un referente a nivel narrativo y su sobresaliente dibujo, una muestra de como aprovechar una viñeta de forma magistral, plagando cada una de ellas con innumerables detalles que nos dejan engatusados durante minutos. No hablemos ya de los Splash Page.



El manga se desarrolló durante cinco años, hasta que Otomo decidió plasmar toda su historia en una sola película de dos horas de duración, todo ello, interrumpiendo la producción del manga, el cual estaba sin final. Un poco locura, ¿verdad? Pues si, pero solo un poco. 
De modo que apostó por reducir aspectos secundarios de la trama, así como personajes, haciendo que algunos bastante relevantes en el manga, realizaran meros aunque jugosos cameos en la película. Otros personajes, directamente fueron eliminados durante el proceso de conversión. Los cambios efectuados, son bastante acertados, convirtiendo la película en un thriller de acción y ciencia ficción con una ambientación excelente y algún momento de terror psicológico cuyo final nos dejará con los ojos como platos y preguntándonos muchas cosas sobre que ha sucedido, como ha sucedido y que significado tiene. Muchos dicen que el final es ambiguo, para mi es una metáfora pura y dura del ser humano... pero como he dicho antes, además de lo que el autor quisiera contar con dicho final, ahí está la interpretación de cada uno.





Una vez terminada la película, estrenada y de petarlo allá por donde pasaba, Otomo volvió al papel para terminar el círculo que comenzó a trazar en 1982, llegando el 25 de junio de 1990 el final de AKIRA. Un final diferente al de la película para sorpresa de todos. ¿Mejor, peor? Repito, cada cual que lea/vea y opine. Desconozco que le condujo a ese final, desde luego, algunas preguntas surgen:
¿Era el final que tenía pensado, antes incluso de hacer la película?, ¿El final de la película era el desenlace original pero optó por cambiarlo una vez que retomó el manga?... Sea como sea, creo que el hecho de modificar y darle dos finales distintos a la misma obra incrementa las posibles lecturas o significados y a nivel personal, el final del manga, me dejó más satisfecho que el del anime. Tal vez sea, porqué el manga lo leí años después de ver por primera vez la película, por lo que tenía en mi mente su final y Otomo acabó por sorprenderme. En cualquier caso, merece la pena volver a ver y leer ambos formatos, disfrutarlos y analizarlos, el poder de AKIRA te llama y seduce a ello.


Nos leemos

RONDI

4 comentarios:

  1. Hacía tiempo que no pasaba por aquí. Creo que voy a probar a ver la película, a ver que tal, y si me gusta, le echaré un vistazo al manga.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Hitos, sabes que eres siempre bienvenido. Cuando veas la peli me cuentas, a mi desde luego me tiene enamorado desde la primera vez que la vi, y ya hacen 18 años de eso. Una obra maestra que revolucionó el mundo del arte.

    Gracias por comentar =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visionada, me ha parecido interesante; un día tengo que empezar a leer el manga, como dices el final es diferente en esta versión, puede que con el manga me quede más claro, le estoy dando vueltas al final de la película y no estoy seguro de haberlo entendido.

      Eliminar
  3. El final de la película es algo confuso, obviamente, faltan muchas cosas que si aparecen en el manga y donde queda más claro. Tendrás que verla más veces y verás cosas que antes no y encontrarás una lectura más clara. En la película yo veo el final como que el ser humano tiene un potencial oculto que aun no ha explotado pero que si lo hace sin estar preparados podría ser nuestra propia destrucción. También que sobre las cenizas del viejo mundo se forjará uno nuevo donde las generaciones venideras aprenderán de los errores de los mayores, etc ,etc, jeje. Me han entrado ganas de volver a verla =).

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar