Entradas populares

Compañer@s de camas...separadas

sábado, 13 de octubre de 2012

Música: Alimento del alma...y como el Blues llamó a mi puerta.

Toc toc... Se abre una puerta.

- ¿Quién es?
- ¡Hola! soy Carlos Santana.
- ¡Oh, dios mio! ¿Que hace aquí? Adelante por favor, pase pase. Que gran honor.
-No, espera, no cierres. Viene alguien conmigo. Voy a llamarle... ERIC...
- ¿Ein? ¿Eric?, ¿Quién será?
... ... ... ...
-Alberto, te presento a Eric Clapton...



Y así es como el blues, fusionado con cierto tono Gospel y Soul, llamó a mi puerta, tras adquirir el álbum "Supernatural" en diciembre de 2000.  Un año antes "conocí oficialmente" a Carlos Santana a través de un disco recopilatorio con sus 16 "mejores" temas. Acabé perdidamente enamorado de Santana y su peculiar estilo, esa fusión de rockblues, con salsa y ritmos latinos, me sedujo. Junto a Richie Blackmore de Deep Purple me condujo por la senda de las seis cuerdas. 
Pasado un año, la noticia de que Santana volvía con nuevo álbum donde colaboraban un montón de artistas fue un regalo para mis oídos, los cuales, deseosos de más fusión musical pidieron ese disco como regalo de navidad.

La gran sorpresa no era el regalo en sí. No, la sorpresa vino a ser  la pista nº13 del álbum. La canción que acabáis de escuchar, donde Santana, invitado a mi casa decidió traerse a un amigo consigo. Y menudo amigo, a Eric Clapton, nada más y nada menos. Eric Clapton y su inseparable "Fender Stratocaster". Un dios de la guitarra, el apodado ironicamente "Slowhand", ya que su destreza, velocidad y técnica con la guitarra sobrepasaban lo humano. Aunque lejos de centrarse en el aspecto más técnico de la guitarra, se perfiló hacia el alma oculta de esta. Arrancando con cada nota un sentimiento irrepetible, que unido al visionario Carlos Santana nos trae, esta preciosa y magnífica introducción al Blues. Sencillamente exquisito.


Los dos genios frente a frente.

Nos leemos

RONDI

No hay comentarios:

Publicar un comentario