Entradas populares

Compañer@s de camas...separadas

sábado, 6 de octubre de 2012

Los 4 F, la trilogía de Galactus y un adolescente alucinando.




"¡El juego ha terminado! ¡La victoria me ha sido esquiva! ¡Y al fin he vislumbrado un atisbo de la gloria del ser humano! ¡Conservad siempre esa gloria, humanos...prestad atención a las promesas de grandeza..! ¡Pues un día os llevarán más allá de las estrellas... u os enterrarán a todos entre las ruínas de la guerra!
¡LA ELECCIÓN ES VUESTRA!"
 
Estas alentadoras pero a la vez tan temibles palabras de Galactus produjeron en mi, en un Yo de 15 años, un escalofrío. Tenía el poder de crear algo fascinante, como un dibujo, una melodía, un poema o de destruir todo cuanto me rodeaba. Algo grande y glorioso que hacer con mi vida o algo desechable y ruinoso e incluso destructivo.
 
Si hay una historia que transmita la grandeza del ser humano en el mundo del cómic es esta, La primera trilogia de Galactus. Me fascinó en su día y lo sigue haciendo. Probablemente hubiese modificado esto o aquello, pues con los años las perspectivas cambian, y las opiniones, pero no las emociones y sensaciones que te transmite una historieta cuyos autores seguramente no supiesen lo transcendente que sería en el futuro. Generaciones hemos crecido con los comics de Stan Lee, Kirby, Ditko,.. antes que yo, fue mi padre, y recuerdo el día que me puso en frente un comic de Superman, tenía solo 4 años, no sabía que era Marvel ni DC; no sabía de editoriales, no sabía ni tan siquiera quienes eran los 4 Fantásticos, solo conocía a Superman, Batman y mi adorado Spider-man (pero eso es otra historia).


El caso es que ese primer cómic de Superman que en paz descanse, ande andará, fue el primero de muchos, seguido de Dragon Ball, otro gran referente para mí. Así pasaron los años, comprando comics de grapas sin saber de colecciones, ni nada, solo veía uno, y lo compraba, el desorden reinaba por doquier hasta que un día adquirí, por cuenta propia, el nº1 de la biblioteca Marvel de los Vengadores y de la familia más poderosa de la Tierra. 
La familía que me haría soñar, que me haría reir, que me haría llorar y que me haría estremecer. Soñé con explorar mundos, sistemas solares, galaxias cuando vi por vez primera a la Antorcha Humana surcar el basto Universo en busca del Anulador Definitivo. Reir con la suprema fanfarronería de Ben Grimm, incluso cuando el Sancionador le está dando pal pelo. LLoré cuando Ben baja las escaleras creyendo que Alicia le había abandonado en favor de Estela Plateada, me estremecí con el poder de Galactus, con el primer atisbo de conciencia, bondad y piedad en Estela Plateada y con el terror en el rostro de Alicia que impedida de la visión, "veía" como el mundo sería destruido por una fuerza inimaginable que nos consideraba meros insectos, por todo esto y por más.. esta es mi historia favorita de los 4F. 

En esta historia Stan Lee fue un paso más allá en el mundo del comic, fusionó fantasía, ciencia ficción, drama, comedia, romance, aventuras, acción... y casi casi, tragedia. Esta historia muestra cuan cercano es el mundo del cómic a nuestra realidad, lo grandes y míseros que podemos llegar a ser y lo maravilloso que es soñar. Y como a veces unas viñetas, y unos bocadillos raramente escritos, esconden auténticas maravillas del mundo o incluso del Universo.

Escrito por Alberto Rguez Carmona (Rondi).
Presentado a concurso de la página www.universomarvel.com, "Concurso Universo Marvel: Coleccionable Heroes Marvel" y ganador del mismo en octubre de 2010. 


Dicha trilogía fue escrita y dibujada en 1966, en "The Fantastic Four #48, #49 y #50", por el envidiable, increible y mejor tándem de la historia del cómic: Stan Lee y Jack Kirby, padres del Universo Marvel y de cientos de historias que revolucionaron el mundo del cómic que hoy día siguen brillando como el primer día. 

Todo nació cuando Stan Lee, mente inquieta que no para, planteó la siguiente idea:
"Los 4 Fantásticos pelean contra Dios"...como era un tema delicado en la época, y estaba la "comic code" dando por saco, tuvieron que crear una "deidad" nueva que sería conocida como "Galactus" el devorador de mundos. El cual tenía un heraldo, "Silver Surfer", aquí conocido como "Estela plateada" creado por Jack Kirby, que sería la contrapartida moral de un ser, que sin ser malvado, carece de moral pues solo vive para sobrevivir. INCREIBLEEEEEEE. Me emociono.


Lo mejor es que toda esta premisa condujo con el paso del tiempo, a una impensable colaboración entre Stan Lee y el mismísimo Jean Giraud más conocido como "Moebius", creando el cómic "Parábola" protagonizado por un Estela Plateada que debe detener la llegada de Galactus a la Tierra, en un mundo sin superhéroes, donde Stan Lee desarrolla todas las cuestiones morales y éticas habidas y por haber que no pudo realizar en la trilogía original, todo ello, trazado de forma magistral por un Moebius pletórico ofreciendo una de las historias con más trasfondo que recuerdo en un cómic, en serio, hace palidecer al mismísimo Alan Moore.
Ya hablaré con más calma de esa obra. La cuestión aquí, es que Stan Lee y Jack Kirby crearon un hito del noveno arte que trajo posteriores y excelentísimos trabajos.


Un 10 como un Galactus.


Nos leemos

RONDI

3 comentarios:

  1. Obras maestras del comic, tanto parabola como la triología de Galactus. Jamás dejaré de asombrarme de las maravillas que hicieron en tandem Lee/Kirby. Obras complejas pero siempre dentro del comic code... Alucinante como se estrujaron las neuronas para hacer este tipo de cosas.

    ResponderEliminar
  2. Unos genios. No hay mucho más que decir, jeje.

    Gracias por tus comentarios, eres la única persona que escribe, creeme, me da la vida para seguir con el blog, porque por mucho que el número de visitas aumente día a día, desconozco si a la gente le gusta lo que ve, en la forma que lo ve y esos detalles, pero bueno. Como esto es un mero tramite para un proyecto más gordo que tengo entre manos, leña al mono y palante.

    Gracias. =)

    ResponderEliminar
  3. Es lo malo de los blogs, cuando se empieza hay mucha falta de comentaristas. Es cuestión de ir creciendo poco a poco. Tú ve manteniendo un nivel de calidad y ya vendrá la gente.

    ResponderEliminar